lunes, 22 de junio de 2009

Una Conferencia Magistral.

Entre las muchas cosas buenas que he obtenido en la Academia Mexicana de Derecho del Trabajo y de la Previsión Social, está el tener nuevos amigos que me ayudan a crecer como persona, precisamente por sus cualidades.

Entre ellos y de manera muy especial, por las deferencias que me ha dispensado, está el Dr. Arturo Fernández Arras, a quien los integrantes de la Fundación Recreación y Cultura Social, A.C., y de manera muy especial su Presidente, Don Agustín Serna Servín, que auspicia al Instituto Universitario Tecnológico de los Trabajadores, el IUTT, aquí en Monterrey, invitaron a dar una Conferencia Magistral en sus instalaciones el pasado sábado 20 de junio de 2009.

Entre lo que hace la diferencia de ser una escuela más a ser una facultad completa, está el organizar cuestiones extracurriculares, como diplomados y cursos adicionales.

Ahora, el IUTT y la CROC organizaron el diplomado denominado: ANÁLISIS A LAS PROPUESTA DE REFORMA A LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO y que comprende como temas: Antecedentes de Nuestra Legislación, a cargo del Lic. Pedro Ojeda Paullada; Derecho Individual, impartido por el Maestro Héctor S. Maldonado; Procesos de las Propuestas de la Reforma, impartido por el Lic. Tomás Natividad Sánchez; Derecho Procesal del Trabajo, por el Dr. Néstor de Buen Lozano; y, Relaciones Colectivas de Trabajo, que es lo que comentó el Dr. Arturo Fernández Arras. Asimismo se señaló una sexta sesión para conclusiones, pendiente aún.

Ha sido una cadena de conferencistas de primerísimo nivel.

El Dr. Fernández Arras, con Doctorado en Derecho y con estudios posteriores y superiores al propio Doctorado, tuvo la gentileza de invitarme a platicar con él a su llegada a esta ciudad, el viernes, lo que aprovechamos hasta muy altas horas de la noche, cuando el restaurant que linda con el hotel en que se hospedó, ya sólo esperaba nuestra partida.

El sábado, temprano, lo alcancé para desayunar y de nuevo estuvo la presencia siempre gentil de Don Héctor S. Maldonado, que reitero, por él soy parte de la Academia y el joven, muy joven Dr. Luis Carlos Longares Vidal, Vicerrector del IUTT, que manifestó acudir con mucho gusto a ser el anfitrión formal y oficial del Dr. Fernández Arras, encomienda que le realizara la Fundación que preside Don Agustín Serna Servín.

Ya listos, acudimos al Instituto Universitario. Vaya. Nunca pensé que en esa construcción que se advierte yendo por la Avenida Félix U. Gómez, pudiera albergarse una Universidad completa, con instalaciones de primer mundo, con aulas modernas, con estacionamiento de grandes dimensiones, vamos, con todo lo necesario para que los alumnos puedan dedicarse a aprender, que es la función de las Universidades.

Sin embargo, lo que más me impactó, es que la Universidad está dirigida a trabajadores, que es un esfuerzo de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos, CROC, organización que tiene por Misión, defender los derechos humanos y constitucionales de los trabajadores y sus familias, buscando siempre mejorar sus intereses económicos, sociales y culturales, tal como aparece en su propia página de internet.

Es decir, la CROC, con Don Agustín Serna Servín al frente, está haciendo realidad lo que enarbola como Misión al crear, junto con el sector patronal, una Universidad completa, una Universidad de primer mundo que lo mismo inaugura edificios que celebra convenios con universidades extranjeras, como lo hizo con la Universidad de Burgos, en España.

De todo eso, gran parte del mérito ha sido de Agustín Serna Servín, que es el Presidente de la Fundación que auspicia a la Universidad, así como del Rector de la propia Casa de Estudios, el Dr. Bernabé Rodríguez, que por supuesto, han encontrado apoyo en los cuadros directivos, encabezados por ese excelente amigo que ha sabido ser el Dr. Luis Carlos Longares Vidal, que me trató como amigo de siempre a pesar de apenas habernos conocido.

Ya instalados en el claustro, le cedieron el uso de la voz al Dr. Fernández Arras.

Él dijo que venía preparado con material para cinco o seis horas de cátedra, lo que no dudo, pero ajustó sus tiempos, con esa facilidad que da el saber lo que se hace, a los tiempos del foro.

Y vaya que el foro se interesó. Uno de ellos me dijo que es la primera vez que ve que no se duerme nadie, de lo interesado que tenía al auditorio.

Tocó varios temas. Habló de lo que es el Derecho Colectivo del Trabajo, sus inicios, su destino, habiendo aclarado que no es futuro, pues ya una vez le dijeron que si era adivino para saber qué habría de suceder.

Aclaró que no se requiere ser adivino para predecir un resultado, si se usa el razonamiento y se toman los datos correctos.

Explicó, usando palabras del Dr. Octavio Bueno Magano, que el Derecho Colectivo, sin el derecho de huelga, es como una campana sin badajo. Claro, con esa finura que caracteriza al que sabe, primero ubicó al auditorio de manera muy sutil, primero hizo saber a sus oyentes que el badajo es la pelotita que está en las campanas y que sirve para que éstas suenen, para que todos pudieran seguirlo y entender el símil que hacía. Eso se llama categoría.

Estableció, sin decirlo, que existe diferencia entre los componentes de la relación laboral y que el obrero, para poder sentarse a la mesa a negociar, necesita un punto de apoyo, una palanca que le permita negociar a nivel de pares. Esa palanca, ese punto de apoyo, ese factor de igualdad procesal y de negociación, lo constituye el Derecho de Huelga. Sin él, no existe fuerza en el obrero.

Saliéndose de los esquemas andados, apartándose de lo que los cánones marcan como una Conferencia Magistral, que pareciera que han de ser, por fuerza, tediosas, aburridas y sin encanto, el Dr. Fernández Arras logró tener la atención de su público por casi cuatro horas cuando según él, sólo le habían permitido un ratito.

Ahí es donde se encuentra la Maestría. Eso es lo que distingue al docto, de aquél que si bien puede tener un papel que diga que sabe algo, en los hechos, no existe soporte a lo que el papel dice. A Fernández Arras le faltan dos o tres títulos más, para alcanzar a explicar lo que él sabe.

Y terminó la Conferencia Magistral. Vino la ceremonia de entrega de reconocimiento y estuvieron, en el Presídium, Agustín Serna Servín, como cuidando ese fruto que él sembrara; el Diputado Diego López Cruz, que resultó ser un viejo conocido de Fernández Arras, lo que quiere decir que ambos han andado en el sindicalismo por mucho más tiempo del que podría pensarse; la Diputada Ivonne Bustos Paredes, representante popular con ganas de apoyar a su gente; el Dr. Bernabé Rodríguez, Rector del Instituto Universitario Tecnológico de los Trabajadores; Don Héctor S. Maldonado, guía y luz de los Iuslaboralistas en Nuevo León y México; y, el Dr. Longares, Vicerrector, que empieza un camino de éxito.

De ahí, una vez que terminó la Conferencia, que saludé a Marcela, que fue mi alumna en universidad, que nos despedimos de quienes fueron excelentes anfitriones, sólo quedaba dejar al Dr. Fernández en el aeropuerto y agradecerle su visita a nuestra ciudad.

Pero aquí vino lo increíble.

Luis Alberto, joven ejemplo de lo que es ser emprendedor, de Ciudad Obregón, Sonora, tierra que conozco y donde me trataron con una gran fineza, amigo del vicerrector Longares, apareció a acompañarnos a llevar al Dr. Fernández al aeropuerto. Como aún había tiempo, junto con el Dr. Longares nos ofrecieron ir a conocer el nuevo Monterrey, el que se ha creado en los últimos tiempos y por supuesto, ahora que lo conozco, nos fuimos al paseo Santa Lucía.

Tenerías. ¡Qué hermosura de lugar y qué atención¡

Le hicimos los honores al queso, a la machaca, a la botana fina, a lo que si se tuviera que calificar, se ubicaría en el pecado de la gula pero no lo es, pues ya el Dr. Fernández lo había trabajado por todos. Todo, ahí, excelente. Una comida como Dios manda.

Créame, mi amigo, pero no lo cuente, que en Monterrey hay lugares de excelencia para disfrutar y créame, pero tampoco lo diga, que no son tan caros. No vaya a ser que quiera venir mucha gente y les quiten el encanto.

De ahí, nos fuimos, ahora sí, ya que habíamos caminado por el centro, por el Paseo Santa Lucía, a comer ¡otra vez! rumbo al aeropuerto.

Del lugar de la comida lo único que puedo decir es que el espejo es de piso a suelo, más ancho que el pasillo, que por cierto es de más de tres metros, por lo que lo que se refleja, es uno mismo de cuerpo entero.

Así nos deberíamos de reflejar siempre, tal cual somos, para poder ajustar nuestro actuar a lo correcto.

Así debería ser siempre, como lo demostró el Dr. Fernández Arras, que si bien pronunció unas palabras de gran sabiduría en el recinto para tal efecto, creo que la conversación después y lo que se quedó en el tintero, vale más, mucho más.

Así, vale la pena convivir. Así, vale la pena vivir.

Al final, lo dejamos en el aeropuerto a que siga su andar. Nosotros, a continuar el nuestro.

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.

José Manuel Gómez Porchini.

Comentarios: jmgomezporchini@gmail.com
www.mexicodebesaliradelante.blogspot.com/


Monterrey, N.L., 21 de junio de 2009.

2 comentarios:

  1. SOY LA LIC.MAGO SUAREZ DE COATZACOALCOS,VER.NECESITO POR FAVOR EL TELEFONO Y /O CORREO DEL DR.ARTURO FERNANDEZ ARRÁS.licsuarez60@hotmail.com
    9212683710. "MENSAJERA DEL PASADO" EL ASÍ ME RECONOCERÁ.MUCHAS GRACIAS.

    ResponderEliminar
  2. LOS INVITO AL CONGRESO NACIONAL DE CIENCIAS JURÍDICAS EN COATZACOALCOS ,VER DEL 6 AL 8 DE MAYO VER CONVOCATORIA.
    LIC.MAGO SUAREZ COATZA "MENSAJERA DEL PASADO".licsuarez60@hotmail.com

    ResponderEliminar