miércoles, 15 de diciembre de 2010

Retos de las nuevas generaciones de abogados en México.


México ha cambiado. La realidad social, definitivamente, ha superado cualquier sueño o pesadilla. Los problemas de inseguridad pública, jurídica, política, económica y en suma, los retos que plantea la vida a los nuevos profesionistas, abogados incluidos, aparecen como fantásticos.

Lograr domar al México bronco que ha despertado y amenaza la paz pública al no recibir del estado la seguridad que merece; modificar la falta de credibilidad en que se encuentran las instituciones públicas que, a pesar de las pésimas actuaciones de sus últimos dirigentes, siguen en pie; buscar y conseguir los fondos para solucionar el problema de los sistemas de pensiones en México y muchos otros retos, es lo que espera en la vida real a los nuevos profesionistas, en especial, a los encargados de generar el orden donde sólo existe caos: los Abogados.

Las universidades de nuestro país, en cuanto buscan generar un producto terminado que sea capaz de discernir por sí mismo, que distinga a cabalidad la diferencia entre bien y mal, que entienda que no es igual vivir para trabajar que trabajar para vivir, pues cada día se concede mayor importancia a la calidad de vida, serán los Abogados que podrán enfrentar el inmenso reto de dirigir a este país, de guiar las riendas y enderezar las velas en el camino correcto, pues México, definitivamente, es mucho país para dejarlo terminar sólo por la voluntad de unos cuantos, no importa que sean malos o que se ostenten como legisladores: lo interesante es encontrar a quienes quieran a México y eso, señores, lo estamos logrando.

El reto para los recién egresados, para los jóvenes abogados, será crear las condiciones necesarias para que la gente estime que es mejor cumplir la ley que buscar evadirla, que es más productivo ubicarse dentro de lo que es el control social por cuenta del Estado y el informal que maneja la propia sociedad, que permitir y alentar la búsqueda de riquezas rápidas a cambio de la propia vida.

Que siempre es mejor el reto de hacer las cosas bien, como gente decente, a buscar derroteros ajenos a lo que se estima un recto proceder y que, siempre, cuestan lágrimas, dolor, mucho dolor y tristezas. Ese futuro no debemos permitirlo. El reto es y será siempre, lograr ser felices.

Vale la pena.

Me gustaría conocer su opinión.

José Manuel Gómez Porchini

Mexicano. Abogado. Apasionado del Derecho Social. Catedrático en UVM Campus Monterrey y Cumbres; ITESM Campus Monterrey; UANE Plantel Reynosa; UAG Campus Acapulco.

Nota publicada en Players of Life diciembre de 2010 pág. 66

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada