martes, 3 de mayo de 2011

Participación en foro educativo. José Manuel Gómez Porchini

1. ¿Que implicaciones prácticas presenta el hecho de evaluar desempeños de los alumnos?
Otorgar una calificación implica etiquetar a los alumnos. Distinguir entre el “excelente”, el “bueno”, el “regular” y el “malo”. Son etiquetas que se cuelgan a las personas y luego, es muy difícil revertirlas.

No siempre el “excelente” es por méritos propios ni el “malo” es así por su voluntad. Circunstancias externas, enfermedades, una pena, tiempos y muchos factores más, inciden en el momento de calificar.

De ahí, que en lo personal, prefiera otorgar esas etiquetas en base al conocimiento personal de cada uno de mis alumnos. En el trato del día a día, que es distinto de lo que puede resultar de un simple examen.

No es lo ortodoxo, pero estimo que es válido. Ahora se llama evaluación continua.


2.      Explica al grupo ¿Cómo podrías incorporar la autoevaluación, heteroevaluación y coevaluación de competencias en tu práctica docente?
Debemos definir autoevaluación como la calificación que el propio alumno se asigna; coevaluación a la que le asignan sus compañeros; y, heteroevaluación a la que asigna el docente.

Así, con esa información, he tenido por norma que mis alumnos conocen desde el inicio de semestre a qué van a enfrentarse en cuanto a exigencias, pues se entrega información, rúbrica, que contiene lo que se solicita y así, el alumno puede ir valorando si ha cumplido o no con sus obligaciones y la forma de dicho cumplimiento.

La coevaluación o la que realizan sus pares, se da en clase, de manera diaria, pues las materias de derecho se prestan al comentario, a la discusión controlada por el docente y a la posibilidad de efectuar votaciones para saber qué parte del grupo tiene razón y cuál no.

Esta situación les permite saber si han logrado crecer como personas, pues se refuerzan los aspectos de la personalidad del estudiante, como la autoestima, la confianza y la seguridad en sí mismos.

La heteroevaluación o la que brinda el maestro al alumno, se basa principalmente en lo que disponen las políticas de la Institución educativa, las que siempre pueden ser maniobradas por el docente para ayudar a quien estime lo merece o afectar al que no sea merecedor de la calificación que pareciera haber obtenido. 

Existe también, la heteroevaluación del alumno hacia el docente, la que en mi opinión debería ser de tipo anónima, pues lo contrario puede crear predisposición del alumno a tratar con el maestro y viceversa.


3.      ¿Por qué es importante evaluar no sólo desempeño de alumnos, sino evaluar nuestro desempeño docente? ¿Realizas esta evaluación de tu desempeño docente? Sí o No ¿Mediante qué estrategias?
Cada uno de nosotros, como docente, sabe lo que está haciendo. Sabe si su función es apropiada o si sólo está para cobrar un sueldo, que, muchas veces, es exiguo. ¿Para qué me esfuerzo si nadie reconoce mi trabajo? Es una pregunta que me han hecho muchas veces maestros de todos los niveles, desde el que está frente a párvulos, hasta los que han de lidiar con profesionistas que buscan especialización mediante maestrías o doctorados, que con la profusión de escuelas que ahora existen y las que otorgan algunas instituciones extranjeras en plazos muy breves, pareciera que ya hay más generales que tropa.

Sin embargo, el fuero interno nos exige medirnos con nosotros mismos y con los demás, para saber si estamos haciendo las cosas bien.

Saber que alumnos con muy altos promedios se te acercan a decir que la clase les parece atractiva, ágil y dinámica y que algunos, de los que notas que sus entendederas no son muy ágiles, te dicen que lograron captar lo explicado, es la mejor medida. La sola confianza del alumno al acercarse a decirte lo que siente respecto a la clase, es un magnífico indicador.

Un día, un alumno me comentó que le molestaban los maestros y compañeros que nada más iban a perder el tiempo. Así lo dijo. Sentí que el mundo se me derrumbaba, pues pensé que sería una indirecta para mí, pero al cuestionarlo, me dijo: Maestro, a mí me cuesta la escuela, no a mis padres. Pago más de trescientos pesos por cada hora que estoy aquí como para venir a perder el tiempo escuchando tonterías de alumnos y maestros. Su clase es distinta. Es la única que me gusta. Y por eso lo comento con Usted y platico con Usted. A otros maestros, a los que nada más vienen a perder el tiempo, ni siquiera los saludo.

Y luego me he dado cuenta del nivel de relación de los alumnos con los maestros. La confianza que le tengan, es directamente proporcional a la calidad del docente. 


4.      Finalmente ¿qué técnicas e instrumentos podrías incorporar en tu práctica docente para evaluar por competencias? Recupera el siguiente esquema como organizador de tu respuesta:  

Dimensiones
Conocimientos
Habilidades
Actitudes
Valores
Técnicas    
1. Cuestionarios
2. Presentaciones en Power Point
3. Mapas conceptuales  
1. Expresión oral
2. Debates
3. Redacción
1.  Reflexiva
2. Crítica
3. Empática
1. Puntual
2. Honesto
3.  Tolerante
Instrumentos     
1. Rúbricas
2. Exámenes
3. Lista de cotejo
1.  Discursos
2.  Ensayos
3. Juicios orales
1. Guía de observación
2. Escala de actitud
3. Participaciones
1. Lista de Asistencia
2. Portafolio de Evidencias
3. Registros
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada