lunes, 19 de julio de 2010

Curso Formador de Formadores.

La huella que el Maestro deja en el alumno es muy difícil de borrar, sobre todo, cuando ha sido competente en su función. Mis criterios y mi forma de ver el derecho tienen mucho de la óptica de quienes me enseñaron el camino a seguir.

Aprendí, entre otras cosas, que el Derecho Público y el Privado son distintos y también, que el Derecho Penal pertenece por antonomasia, por definición, por naturaleza propia, al Derecho Público. Vamos, que la función de impartir justicia penal está reservada al poder público pues la venganza privada mejor conocida como Ley del Talión como forma de sentirse satisfecho por el daño o la injuria sufridos no es una forma correcta de hacer la vida. Eso aprendí y con esa idea me he desempeñado como Abogado.

Hoy, terminé un curso que cimbró todo mi saber. Me explicaron no una, si no varias formas de impartir justicia penal de manera privada. Aún no acabo de recuperarme. Aún no lo acabo de entender y sí, me causa asombro.

Pero voy a ir por partes. Como Abogado y Catedrático Universitario debo tratar de estar al día en las teorías del Derecho, siguiendo lo que todos los grandes juristas han postulado y que Couture plasmara en el primero de sus mandamientos: “Estudia. El Derecho se transforma constantemente. Si no sigues sus pasos, serás cada día un poco menos Abogado”.

Y bueno. Cada que tengo oportunidad, trato de buscar un nuevo curso. A veces, siento que son pérdida de tiempo. Otras, encuentro temas muy interesantes que vienen a despejarme dudas y otras, las más, obtengo conocimientos que vienen a reforzar lo aprendido. Eso sí, Usted ya me conoce, siempre me divierto.

La semana del 12 al 16 de julio de 2010 se celebró un curso de capacitación denominado “Formador de Formadores” dirigido a quienes han de capacitar a los que van a intervenir en las nuevas formas de impartir justicia penal más humanizada como Ministerios Públicos, Defensores de Oficio, Jueces, Mediadores y Catedráticos, cada uno en sus distintos ámbitos, así como también quienes habrán de formar nuevos capacitadores o bien contribuir a que cada vez más existan formadores en juicio oral.

Pero ahora habrían de analizarse las nuevas técnicas y procedimientos de impartición de justicia en materia penal y empecé a escuchar cosas como “Sistema Acusatorio Adversarial”, “Justicia Restaurativa”, “Audiencia de Apertura”, “Auto de Vinculación” y otras que no estaban en mi catálogo de términos jurídicos.

Que de pronto me expliquen que existen “salidas alternas” y que la tendencia es lograr “Justicia Restaurativa”, que si bien no es una terapia, contribuye a atender las necesidades de la víctima y reinsertar al ofensor la sociedad, no con el estigma de “delincuente”, va más allá de lo que en cinco días logro captar. Me sentí como cuando me dijeron que tenía que estudiar “Ingeniería Constitucional”, que ya me veía yo regla en mano, listo a medir… no sé qué, pues no sabía de qué se trataba. Ya luego entendí a que se referían y sí, era correcto el nombre.

El curso inició el lunes 12 de julio bajo los mejores augurios. Los dos instructores, comprometidos con la temática, instalaciones cómodas, excelentes para receptores, atendiendo a las necesidades de cada uno de los participantes. Lo que no esperaba es que el nivel del debate alcanzara la altura que tuvo.

Los alumnos e interlocutores muchos de ellos Doctores y Doctoras en Derecho. Jueces de Procedimiento Oral. Catedráticos con muchos años de experiencia. Delegados del Ministerio Público. Directores de Facultades de Derecho, Mediadores. Vamos, uno de los requisitos mínimos era grado de Maestría. Y ahí estaba yo. Escuchando comentarios que parecían citas sacadas de textos pero que no reflejaban más que la inmensa cultura jurídica de los participantes.

Y luego, dejaron tarea. Yo no supe pero parece como que iban a dar premio al mejor. ¡Qué exposiciones! ¡Las presentaciones de lujo! Bueno, si hubieran pagado no habrían sido así de excelentes.

Y la verdad, fueron cuarenta horas muy bien logradas. Lo que invirtió la Secretaría de Gobernación está perfectamente retribuido. Los costos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey estimo fueron resarcidos. Lo principal. México, nuestra patria, va optando por un futuro mejor, por una forma distinta y para muchos, novedosa, de hacer las cosas y al parecer, los que lo están implementando saben lo que hacen.

Al finalizar se entregó un Diploma a cada uno de los asistentes y quedó pendiente presentar el examen formal para lograr el grado de capacitador certificado por la propia Secretaría de Gobernación, constante que se busca en los instructores que ahora se preparan para explicar los beneficios y los métodos del nuevo Sistema de Justicia Adversarial.

El afán de la justicia es dar a cada quien lo suyo. Así lo aprendí. Pero… ¿Qué sucede cuando para darle a cada quien lo suyo, mandas a uno al reclusorio para que eche a perder su vida y al otro lo dejas sufriendo? ¿No será mejor que tengan la oportunidad de verse cara a cara y lograr que ambos superen el trago amargo?

Muchas veces el hecho generador no debería ser delito o bien, la intención del ofensor es mucho menor del alcance de las cosas. Sin embargo, la ley tiene definida una pena al hecho y así se ajustan actualmente las autoridades, sin atender a las personas que están atrás de la estadística.

¿Y si lográramos que uno obtuviera el perdón de la víctima y mejor aún, que él mismo se perdonara? ¿No sería mucho más humano?

Eso, es parte de lo que vimos. Lo demás, que el auto tal se dicta a las tantas horas y el otro a las tantas más tantas. Eso es cuestión de que el personal de apoyo se lo aprenda. Lo importante es descubrir, darse cuenta, que existen métodos alternos de solución de conflictos y que pueden también, ser en materia penal, logrando una justicia penal como hago mención al inicio más humanizada. Hace una semana, lo hubiera negado. Hoy, ya está en mis planes estudiarlo.

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.

José Manuel Gómez Porchini.
Comentarios: jmgomezporchini@gmail.com
http://www.mexicodebesaliradelante.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada