martes, 25 de agosto de 2009

De las oportunidades de mejora.

-Eso no sirve para nada- -Está muy mal hecho- -No funciona y no va a funcionar nunca- fueron algunos de los comentarios que me permití externar. Claro, era una reunión formal y al parecer, ya ven que yo no soy muy político, se trataba de ensalzar a quien promovía aquella cosa, aquél algo indefinido que yo sostenía y sigo sosteniendo, no servía para nada.

Pero se me acercó un amigo y me dijo, de manera suave pero firme: Así no es. No se debe decir que no sirve. Se debe decir que presenta oportunidades de mejora.

O sea, lo políticamente correcto es decir que algo presenta oportunidades de mejora cuando nosotros, Usted y yo, sabemos que no sirve para nada. Es usar un eufemismo para que se oiga bonito.

Y si ese algo presenta grandes oportunidades de mejora, quiere decir que no servía para nada, como la vez en que me corrigieron a mí.

Ahora veo a México. Veo a nuestro país sufriendo, inmerso en una espiral de desconfianza-falta de fe-resquemores-dudas y que no acierta a encontrar un rumbo que le permita salir adelante.

Veo lo que estamos haciendo como país y siento que presenta oportunidades de mejora.

Desde la forma en que los electores no confían en la autoridad electoral, pasando por la forma en que dicha autoridad ha dilapidado el capital político que había reunido, hasta la forma en que los partidos políticos, todos, pareciera que están en contra del pueblo.

-¡El que obtenga el mejor botín, gana!-, pareciera que se gritan unos a otros. ¿Y México? ¿Y los mexicanos?

Casi todos con los que platico son del pueblo, son de los que ven que la quincena cada vez dura más o al menos así lo sienten, pues si antes les alcanzaba para medio comer la primer semana y lo demás, sólo se llenaban con tortillas, frijolitos y chile, ahora toda la quincena es de rogar a Dios para que alcancen los frijoles. Y eso, señores, no dura mucho. La gente se cansa.

Existe otro sector de la sociedad, lo que alguna vez fue la clase media, que cada día ve como uno de sus miembros brinca o cae, que no se desliza, de la clase media a la pobre y de ahí, a pobreza extrema casi sin sentirlo, precisamente por que quienes acaparan todo, no saben lo que es tener una ilusión.

A eso me refiero cuando siento que México presenta grandes oportunidades de mejora. Que nuestro querido país tiene todo para ser punta de lanza, para ser líder, para recuperar el lugar que por derecho natural le corresponde y que hemos dejado escapar, por estar pensando cómo podemos obtener un peso indebido.

Eso es lo que lastima. Saber que la mayoría de los que ahora ocupan los puestos de gobierno, no saben ni sienten ni conocen lo que es ser pueblo, que piensan que la gente tiene cosas de pobre porque así les gusta vivir, tal como pensó Susanita, la amiguita de Mafalda, que tan crítica ha sido de la cuestión social.

Y me pregunto yo mismo: ¿Qué se debe hacer? ¿Buscar un puesto de elección popular? ¿Con qué dinero? ¿Cómo pagas una campaña, si no eres de la camarilla que lo tiene todo?

¿Irte a la sierra, fusil en mano, a convertirte en proscrito, cuando tienes familia, esposa, hijos, padres?

¿Robar a manos llenas, al cabo que si la dignidad pudiera convertirse en algo material, sólo serviría para abonar la tierra, como dijo el genial Ferrusquilla, al referirse al honor?

No sé y aún no encuentro la respuesta.

De hecho, la vida presenta oportunidades de mejora, que van desde cambiar nuestros hábitos alimenticios hasta buscar una mejor posición en nuestro empleo… los que lo tienen. ¿Y los miles o millones que no saben lo que es cobrar un jornal al fin de semana? ¿Y los que piensan que la vida así está bien pues es lo único que han conocido, siendo que no disfrutan ni lo indispensable?

Algo debe hacerse. Existen grandes, muy grandes oportunidades de mejora pero debemos encontrar el rumbo que hemos de darles.

Lo invito a que exponga Usted su sentir, a que exprese qué es, en su opinión, lo que debe hacerse. Si Usted no participa ni opina ni actúa, pierde el derecho a decir que el país presenta oportunidades de mejora.

Algo se debe poder hacer y lo invito a hacerlo juntos. Que nuestro proyecto sea el de un México mejor, noble, fuerte, generoso y sobre todo, que cobije a sus hijos.

Vale la pena.

Me gustaría conocer su opinión.

José Manuel Gómez Porchini.

Comentarios: jmgomezporchini@gmail.com
www.mexicodebesaliradelante.blogspot.com/


Monterrey, N.L., 26 de agosto de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada