domingo, 23 de febrero de 2014

Capacitación y Adiestramiento como apoyo a las empresas



José Manuel Gómez Porchini / México debe salir adelante      

En la empresa y desde siempre, quien va demostrando que sabe más, que puede más, que tiene mejores credenciales, va escalando los mejores puestos. También, para seguir activo en la empresa, el personal ha de adecuarse a los nuevos tiempos y a los nuevos retos.

La forma de lograr que la gente esté al día, que esté preparada para seguir en la lucha diaria, es mediante las armas que la educación continua les otorga. Esa educación, ese seguir preparados, en el área laboral, se llama capacitación y adiestramiento.

La Ley Federal del Trabajo exige, en su Capítulo III Bis, artículo 153 en sus diversos apartados, que las empresas sean las garantes de brindar capacitación y adiestramiento a sus trabajadores, pero muchos no saben la forma de lograrlo. Cierto, el patrón lleva a alguien que conoce la materia de trabajo a desempeñar a enseñarles a los obreros y demás empleados, según el área de que se trate, pero ese instructor carece de las autorizaciones que la propia Secretaría del Trabajo exige a los instructores e instituciones autorizadas.

Cuando el instructor o la institución carecen de registros y demás documentos de validez expedidos por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la capacitación carece de valor jurídico ante la autoridad del trabajo.

Y como todo en la vida, existe una razón de ser para que la STPS se preocupe porque las empresas estén autorizadas: evitar fraudes.

Si usted va a buscar capacitación y adiestramiento para sus trabajadores, busque siempre a una empresa seria, alguien establecido y que le garantice, exhibiendo los registros y autorizaciones correspondientes, que cuenta con la documentación válida. Olvídese de las “escuelas patito” y los instructores igualmente falsos.

Es una obligación legal para el patrón que también, es un derecho para los trabajadores. Es por partida doble y los beneficios se notan desde el primer día.

Ese cambio usted también lo puede tener. Existen muchas áreas de oportunidad que vale la pena atender. Son la diferencia entre una empresa de primer mundo y una destinada al fracaso. Ese es el valor de enseñar a la gente.

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada