domingo, 16 de diciembre de 2012

Programa: “Hecho en Nuevo León”.





José Manuel Gómez Porchini / México debe salir adelante              

“Hecho en Nuevo León” es un programa que lleva a la práctica el Gobierno del Estado en su afán de lograr que sus pequeñas y medianas empresas, las que se han constituido en esta tierra y las que producen y generan empleos aquí, vayan logrando crecer y cimentarse como empresas líderes en sus segmentos, mediante los apoyos que sean necesarios.
La misión del programa es impulsar el desarrollo comercial de las micro, pequeñas y medianas empresas del Estado de Nuevo León en el mercado nacional e internacional y la visión que tienen es conceder la marca “Hecho en Nuevo León” a los productores del Estado de Nuevo León y de esta forma, proyectarlos en diferentes mercados nacionales e internacionales, contribuyendo a la creación de empleos, ingreso familiar y desarrollo económico.
Lo anterior, lo he tomado de la página de internet de Gobierno del Estado de Nuevo León y viene a cuento por la realidad que me tocó vivir el día de hoy y que vengo a hacérselo saber a usted, mi querido lector.
Es domingo, día de familia y nuestros dos hijos tenían ya sus compromisos hechos, por lo que mi esposa me sugirió que la llevara a recorrer los mercados de artesanías o algo que está en la plaza frente a Palacio de Gobierno del Estado, en la Macroplaza. Y allá vamos: ella, contenta porque pensaba comprar “cositas” y yo, pensando en que ella quería comprar “algo” pero aún no sabe qué… y ni cómo decir nada… usted me entiende…
Empezamos a recorrer las calles del centro de Monterrey. Yo no sé si le pagan a la gente por ir al centro los domingos o qué es lo que pasa, pero aquello era una verdadera romería. Llenas las calles y todo mundo con bolsas. ¿Será que es el fin de semana previo a navidad?
Total, logramos llegar a donde era nuestro destino y empezó a ver muchas cosas. Yo, por más que les preguntaba a los vendedores que si lo que traían era nada más de exhibición, digo, para que mi esposa no comprara, pero no, todos aclaraban que no, que eran precisamente para venta… y ni modo, a ir comprando.
Lo mejor que nos sucedió fue que llegamos a un puestecito de los muchos que había ahí y yo, claro, pedí que me dieran a probar de lo que estaban regalando y me aclaró que no estaban regalando, que era para “degustación” y me sentí así como no sé qué…
Probé las salsas que ofrecía “Don Tanis” y volví mi vista a mi esposa. No sé qué cara pondría, así como con espíritu de mando o no sé, pero me preguntó: ¿quieres llevar una? Y como niño chiquito dije que sí. Y entonces, Tina las probó y avaló mi petición. Compró varias, que la mexicana, que la taquera, la que pica mucho, la de las flautas y no sé cuántas más.
Y ahí fue cuando me enteré de qué se trataba todo. Ahí supe de la existencia del programa “Hecho en Nuevo León” y de los beneficios que ha traído a los productores y a quienes van buscando crecer sus negocios.
Y de lo que más me gustó, fue cuando el dueño de la empresa “Don Tanis”, el Señor Estanislao Aguilera, me dijo con voz tronante, fuerte, orgulloso: Son hechas en Guadalupe, aquí en Nuevo León… no tienen conservadores, están hechas con toda la mano. Y claro, empecé a preguntarle casi como si yo supiera de cuestiones nutrimentales, de contenidos calóricos y algo así. El señor, se lució en explicarme todo lo que contenían sus salsas y también, lo que no contenían, que creo es lo más interesante, pues me dice que no hacen daño por no tener conservadores.
Y eso vengo a contarle a usted, mi querido lector. Que el Gobierno del Estado de Nuevo León tiene cosas buenas y que vale la pena destacar, como el Programa “Hecho en Nuevo León” que hoy nos ocupa.
Es muy distinto comprar lo que nuestra propia gente produce, a pretender regalar lo que allá en China o más lejos hacen, por lo que vengo a avisarle a usted, mi querido lector, que vamos buscando apoyar primero a nuestro prójimo, al que está más próximo, a nuestra gente, para así, que todos podamos tener un mejor nivel de vida.
Si como mexicanos nos apoyamos entre nosotros, vamos a lograr salir adelante. Vale la pena.
Me gustaría conocer su opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada