domingo, 24 de junio de 2012

El problema de los bancos




Los bancos y los banqueros son los seres que te prestan un paraguas cuando hace sol y en cuanto amenaza la lluvia, te lo piden de regreso. Así es como manejan los créditos bancarios, mientras tengas con qué responder, te sueltan flujo de efectivo, en cuanto aparecen los problemas, de inmediato te niegan acceso a fondos y, en consecuencia, la gente entra en insolvencia a pesar de contar con bienes. Lamentablemente la gente necesita el dinero y recurre a bancos que asumen mayor riesgo, hasta que les niegan todo.

En México, mucha gente ha perdido sus bienes por tratar de quedar bien con los bancos, por responder de sus deudas hasta el límite de sus posibilidades y más aún, a pesar de que los intereses que cobran los banqueros, exceden lo legal y se adentran en lo que el código penal tipifica como usura.

Empezaron con créditos directos o quirografarios, es decir, aquellos en los que únicamente basta la firma del deudor sin mayor garantía, aún cuando los bancos ya están enterados de los bienes del necesitado. Luego, siguieron los de tarjetas de crédito, que se han multiplicado al infinito y que son la causa de múltiples problemas al interior de las familias mexicanas, incluyendo divorcios y separaciones.

Ahora, los banqueros van tras el dinero de los obreros mediante los créditos y préstamos sobre nómina, algo que debería estar prohibido, pues limita de la peor manera los ingresos del empleado.

Cada negociación comercial, de las grandes, las que se anuncian en los medios impresos y televisivos, ofrecen crédito en sus productos y la gente, que necesita o cree que necesita esos bienes, acepta esos créditos en los que “solo” tienen que pagar un 10% de intereses… mensual.

Olvidaba comentar que los bancos, cuando usted es quien les presta dinero, es decir, cuando es usted el del capital y lo deposita para ganar intereses, le brindan una ganancia del 6% anual. Entre el 120% que le cobran y el 6% que le pagan… sí existe diferencia.

Ese punto es el que yo quisiera hacerle ver a usted, mi querido lector. Es el punto que vale la pena destacar.

Que ahora que viene un cambio de gobierno, que México tendrá un nuevo gobernante, la sociedad civil, los mexicanos todos debemos luchar para hacer que exista una regulación a los bancos que les limite en sus excesivas utilidades, que de tan exorbitantes, reitero, se apartan de lo legal para entrar al campo del fraude y otras palabras un poco menos suaves y decentes.

No es posible que la banca que opera en México obtenga ese nivel de beneficios. No es legal y menos, es ético.

Ojalá que el próximo presidente de México, entienda que si no detiene el saqueo desmedido a los mexicanos, cualquiera que sea su ideología y su color de partido, va a tener un gran problema. Por el contrario, si logra frenar a esos depredadores, tendrá al pueblo entero en sus manos.

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.

Mtro. José Manuel Gómez Porchini.
Calmécac Asesores Profesionales S.C.
Director General

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada