domingo, 15 de septiembre de 2013

Foro Reforma Hacendaria y Seguridad Social



Foro Reforma Hacendaria y Seguridad Social

José Manuel Gómez Porchini / México debe salir adelante              


Es martes 10 de septiembre de 2013. Estoy en mi oficina, a media tarde. Entra una llamada y contesta uno de los abogados: Con el Lic. Gómez Porchini, por favor, así dijo la voz que no se identificó. Yo tomé la llamada y muy educado, el joven al teléfono me dijo su nombre y que hablaba de parte del Sr. Gobernador Rodrigo Medina para invitarme, como Presidente del Colegio de Abogados de Monterrey, A.C., a la reunión a celebrarse el día jueves 12 de septiembre de a las 10 de la mañana en el Hotel Camino Real, en Valle Oriente.

Como no es cosa de desatender una invitación del Sr. Gobernador y menos, tomando en consideración que el invitado especial y a quien habríamos de recibir los regios era al Sr. Ministro de Hacienda del país, en un foro de reforma hacendaria y seguridad social, que son precisamente los temas que manejo y que constituyen la base de la propuesta que he venido haciendo valer desde hace casi diez años, hice todo lo necesario para estar presente.

El jueves, temprano, a las nueve y cuarto, ya estábamos el Lic. Jesús Vallejo y su servidor arribando al lugar del evento, donde por cierto no dieron boleta de estacionamiento al entrar pero sí cobraron al salir como si hubiéramos estado en una boda. Pero bueno, eso es peccata minuta.

Lo cierto es que llegamos, ocupamos nuestros lugares y nos preparamos para el evento. Cuando dieron las diez y no empezó, no faltó quien dijo que esa es la costumbre. Yo, claro, concedí el beneficio de la duda y supuse que empezaríamos en unos momentos más. Ya cuando habían cruzado las once de la mañana y no empezaba, cuando ya se habían retirado los que se enteraron que el secretario no habría de comparecer, decidí permanecer para escuchar qué es lo que propone el gobierno.

Con Luis Padua
Tuve oportunidad de saludar a mucha gente, claro, ¡hubo tiempo para todos! Le expliqué a Gregorio Martínez, el muy preparado conductor de noticieros, los alcances de mi propuesta, lo que también pude hacer con Luis Padua, otro de los pilares de la prensa en Monterrey. Así, paso a paso, ha sido como he logrado hacer que mi propuesta, la que usted conoce, vaya permeando en la sociedad.

Y a las once y media arribo la comitiva de Hacienda, encabezada por el Sr. Subsecretario Miguel Messmacher y a quien acompañaban algunos funcionarios de la misma secretaría. Debo aclarar que el Gobernador Medina había llegado a dar la cara poco después de las diez de la mañana y tuvo oportunidad de saludar y tomarse la foto con muchos de los asistentes. En verdad, la figura de un gobernador sigue siendo un polo de atracción en especial, para quienes por primera vez en su vida logran acercarse a un funcionario público.

Y empezó a hablar el Sr. Subsecretario. Lo que dijo, aparece íntegro en el siguiente enlace: http://www.shcp.gob.mx/SALAPRENSA/doc_discurso_funcionarios/subingr/2013/mml_foro_mty_reforma_hacendaria_12092013.pdf Faltan las preguntas y respuestas, pues a pesar de que anunciaron que habría una sesión de preguntas y respuestas y que yo ya estaba preparado y listo, uno de los asistentes anunció que las tenían por escrito, lo que nunca se dijo, y que a continuación el subsecretario daría respuesta a las mejores.

Y yo levanté la mano y me puse de pie, anunciando mi intención de participar en el momento de preguntas y respuestas. Y no, a pesar de que el subsecretario volteó y me vio, no me dieron el uso de la voz. Un momento me sentí incómodo, en medio de tanta personalidad y queriendo participar, así como a fuerzas, a pesar de que ellos anunciaron preguntas y respuestas.

Yo iba preparado. Llevaba dos ejemplares del libro Seguridad Social en el que describo mi propuesta y pensaba entregárselos al Secretario y al Gobernador. Al faltar el secretario cambiaron los planes. Al fallar mi intervención, sentí que mi tiempo había sido miserablemente perdido. Claro, escuché al subsecretario decir todo lo que aparece en el enlace que le he compartido pero le aclaro, con subir impuestos y cargarle la mano al que ya es cautivo no lo van a logar. Como tampoco decir que por decreto la gente va a entrar a ser trabajadores formales.

Ahí tenemos una gran discrepancia. En efecto, la gente está en el sector informal porque así lo decretan las leyes. Cambiarlas, para eliminar ese estigma, no quiere decir abrir la posibilidad de que la gente vaya sola a declarar sus ingresos sin cobro alguno este año, para que al siguiente pague el 10%, el otro, un 30% y así subsecuentemente hasta lograr el pago completo del 100%. Yo le garantizo a usted, mi querido lector, que así como no hay quien se dé de alta de manera voluntaria ante el IMSS (no más de cuarenta mil de un universo de ciento diecisiete millones), tampoco habrá quién se dé de alta para pagar impuestos si no va a obtener nada a cambio.

Es decir, por más que pretende el gobierno convencernos que es una reforma fiscal con sentido social, lo que veo es una recaudación brutal contra los ya cautivos y que buscan sin saber cómo, que más gente entre a pagar impuestos.

Vamos, en su plática, el subsecretario dijo que en el próximo buen fin, la cosa esa inventada para que la gente compre con sus tarjetas de crédito, piensa ofrecer a nombre del gobierno, premios con base en las facturas, copiando lo que hicieron los chinos y que aparece en mi nota “Para ganarle a la lotería china. Ofrecer pensiones” y que está en el siguiente enlace: http://mexicodebesaliradelante.blogspot.mx/2013/07/para-ganarle-la-loteria-china-ofrecer.html

Pero regreso a cuando terminó el subsecretario. Después de que me quedé con mi mano levantada, me di cuenta que la gente volteaba a verme como con asombro, con caras de estupefacción o algo así, pues pretendí volverme interlocutor de un subsecretario.

Con la Lic. Alejandra Ocádiz
Sin embargo siempre hay una luz en el camino y ahora, fue la Lic. Alejandra Ocádiz quien, en un gesto que mucho la enaltece, al verme con mi mano levantada se me acercó y me dijo: − ¿Quiere hablar con el Señor Subsecretario? Y mi respuesta, al instante, fue: −Sí. Y me llevó entre sillas y guaruras a alcanzar al subsecretario quien iba unos pasos atrás del gobernador Medina y al verla se detuvo y entonces me lo presentó. Creo que me recordó pues me miró fijamente y yo empecé a decir lo de siempre: −Se trata de otorgar una tarjeta a cada mexicano de manera que cada vez que compre algo, lo que sea, que tenga IVA, tres puntos del IVA sean para una cuenta de ahorros de cada quien. Así habría ciento diecisiete millones de cuentas bancarias y también, el mismo número de inspectores fiscales. Se trata de que cada uno sea titular de su propio sistema de seguridad social. Y como vi que se detuvo, que se me quedó viendo, que se mesó la barbilla como aparece en las fotografías que el Lic. Vallejo alcanzó a tomar, seguí. Le expliqué los alcances de mi propuesta creo que con el mayor detenimiento y me preguntó: − ¿Dónde puedo encontrar su propuesta? Obvio, le regalé un ejemplar de los que llevaba. Me dijo que me prometía verlo con mucho detenimiento.
Con el Subsecretario Messmacher, explicándole mi propuesta.

En eso, se dio cuenta el Gobernador que el Subsecretario no lo seguía y se regresó. Ya había avanzado bastantes pasos pero volteó a vernos y regresó. Lo saludé de mano. Hasta ahí acabó mi intervención.

Me gustaría conocer su opinión. Vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada