domingo, 29 de septiembre de 2013

¿Cómo se los digo? Ficción opus 2000




Hoy me cambié de casa.

La inundación estuvo de la patada. Eran las tres de la mañana y el agua alcanzaba un metro en la planta baja.

Fue horrible.

Temprano, conseguí que me ayudaran a cambiarme.

Los camiones estaban llenos y yo no tenía la más remota idea de a dónde habría de cambiarme.

Me encontré esta casa. La administra un amigo de la infancia. Me dio facilidades. Era lógico, para qué si no son los amigos?

Cansado, muy cansado, entré a bañarme. Y fue entonces cuando los vi.

Pequeños, de no más de medio centímetro. Colgando del techo del baño. Delgaditos. Con movimientos como de gusanos.

Pero yo supe  I N M E D I A T A M E N T E  lo que eran. Y los empecé a atacar, aún sabiendo que la humanidad perdería, para siempre, la oportunidad de analizar esos seres diminutos.
                                                                      
Pero carajo,  Y O  estaba muy cansado.

Percibí su angustia, pues siempre se da cuenta uno cuando hace mal, pero mi miedo fue mayor que mi inquietud científica. Y, además, yo no soy un científico. Nunca lo he sido. Pero supe quiénes eran. Y ése fue mi problema.

¿Cómo le explico al mundo que esos pequeños seres eran verdaderos extraterrestres?

¿Cómo se los digo?

José Manuel Gómez Porchini

Ciudad Victoria, Tamaulipas, a treinta y uno de agosto de mil novecientos noventa y cinco.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada