domingo, 30 de septiembre de 2012

Ya con Reforma Laboral



Ya han pasado varios días desde que se aprobó la reforma laboral que al parecer no ha dejado contentos a los trabajadores. Y claro, los líderes de opinión se han rasgado las vestiduras por las ofensas a la clase obrera y presentan un panorama desalentador por completo.

Por otra parte, los empresarios tampoco están satisfechos, pues pedían más, mucho más de lo logrado y saben de lo que hablan, ya que cada demanda puede llegar a valores insospechados tratándose de salarios caídos, que generalmente van a dar a los abogados que manejan los juicios. Es un verdadero abuso el que se comete con la clase obrera.

Sin embargo, desde mi particular punto de vista, no todo está perdido. México debe salir adelante y ha de lograrlo con reformas válidas y que presenten soluciones reales a la sociedad, que les permitan, a obreros y empresarios, sentirse satisfechos de lo logrado.

Vamos a tratar de explicarlo: el patrón quiere empleados que le cuesten poco, que produzcan mucho y a quienes pueda despedir cuando ya no los necesite. Así de fácil.

El obrero quiere un empleo donde gane bien, tenga la seguridad de la estabilidad en el empleo y garantizada su capacidad de ganancia. Nada más.

El gobierno quiere una planta productiva que genere divisas, capacitada y competitiva, para poder incrementar exportaciones, tener mejores salarios en general, un mejor nivel de vida y satisfactores para todos.

¿Cómo vamos a lograr que las partes, las tres, obtengan lo que buscan? Fácil, muy fácil. Permitiendo que los unos tengan esos obreros baratos que buscan y los otros la seguridad que necesitan. La función del gobierno será garantizar ambas situaciones.

La reforma laboral es un primer paso, no es mucho y no satisface a nadie, pero es un avance. Lo interesante será darle continuidad y para eso pongo a disposición de México la propuesta que desde 2004 he venido defendiendo.

Que es posible otorgar seguridad social a la totalidad de la población, con independencia de que tengan o no una relación laboral formal, de manera que esté satisfecha y garantizada para todos, la capacidad de ganancia. En la actualidad y con la reforma, la estabilidad en el empleo está supeditada a las necesidades del patrón, de manera que con poco o mucho dinero, cuando el empresario ya no quiere o ya no puede tener al obrero, lo despide y punto. Paga lo que tenga que pagar y terminó la relación laboral.

Que si el aviso es por fax, por mensaje de texto vía teléfono o por escrito ante notario o como usted quiera, eso es intrascendente. Lo importante es que esté garantizada siempre la capacidad de ganancia del trabajador.

Que si el patrón va a pagar por horas y ya se dijo que nunca podrá ser menor al importe del salario mínimo, creo que está bien. El problema sigue siendo la seguridad social y eso ya lo he comentado con antelación y lo repito: se puede garantizar la seguridad social a todos.

La contratación por terceros, esa forma nueva de contratar que hemos importado mal traducida de otras latitudes, a pesar de no ser de mi agrado, puede funcionar, siempre y cuando exista la seguridad social, que insisto, es el tema toral a resolver. Y ya debería ser una garantía para todos, el más importante de los derechos humanos tutelados por el Estado. La forma de lograr los fondos está disponible.

Respecto a los sindicatos y su forma de manejarse, no debe perderse de vista que existen tratados internacionales que garantizan la autonomía y libertad sindical, por lo que primero habrá que analizarlos y luego, andar emitiendo opiniones sin fundamento. Cada sindicato decide en su seno cómo ha de manejarse y punto. No puede ni debe existir injerencia de nadie, incluido el gobierno y los inquisidores gratuitos que quisieran tener sus fondos.

Creo que si el gobierno voltea a buscar nuevas formas de hacer las cosas y la sociedad deja de querer que todo siga igual para beneficio de unos cuantos, podremos avanzar. Y ahí, estamos muchos mexicanos ya listos para participar.

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.

José Manuel Gómez Porchini.
Director General
Calmécac Asesores Profesionales S.C.
Comentarios: jmgomezporchini@gmail.com 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada