domingo, 23 de enero de 2011

Para pagar el predial.



Al empezar un año nuevo, de inmediato se escucha en casa que se debe pagar el predial. Yo sé que el gobierno requiere del pago de impuestos de sus pobladores, entiendo que los impuestos son forzosos, de ahí que se llamen impuestos, todo lo entiendo pero aún así, me resisto a pagar. Creo que es algo natural del hombre negarse a pagar. Pero no me queda de otra. Y allá vamos a pagar. Temprano, pues para eso debe uno apurarse. Error. Confiados en que en la oficina de recaudación le darán la información necesaria. Otro error. Y otro y otro. Y por eso escribo la presente nota.

Fui con mi familia el pasado miércoles a cubrir el importe del predial de casa a la oficina de recaudación ubicada muy cerca de mi domicilio, en las instalaciones de la Alamey, en unión de otras personas.

Llegamos minutos antes de las nueve y afortunadamente, nos dejaron entrar a la oficina, pues hacía frio. Pero el personal estaba ocupado en realizar el corte de caja del día anterior, por lo que pasaron los minutos, lentos, como pasan los minutos cuando Usted espera. Claro, la que llegó a ofertar sus tacos, si fue atendida y recibió todo tipo de pedidos, para ella no había impedimento alguno.

De haber llegado antes de las nueve a la hora en que fuimos atendidos, cuando sólo había una persona delante de nosotros, fue poco más de media hora y con dos cajeras. Claro, estaban ocupadas en el corte del día anterior y en los tacos. Solicité información al encargado de la barra, pues ahí todos tienen cargos en los que gozan del derecho a usar sellos y por lo tanto, son muy importantes, pero me indicó, que con fundamento en una carta interna dirigida por un oficial a otro, no me podía dar información del número de cuenta para pagar el catastro.

Al indicarle que es información pública, pues cualquiera puede acudir ante el Registro Público de la Propiedad y solicitar toda la información relativa a un predio o a una persona, incluyendo por supuesto los números de los predios, me hizo saber que estaba prohibido por la ley dar información. Le dije que soy abogado y que sé que es información pública, pero me indicó que él, obedece lo que le mandan sus superiores.

Obvio, pedí hablar con el superior. No estaba, adivinó Usted. Casi las diez de la mañana y el titular no había podido llegar. Me imagino que ha de haber estado con algún funcionario de muy alto rango o atendiendo asuntos verdaderamente importantes, no como atender al público que va a la oficina que tiene asignada y en la que debería estar.

Me atendió otra persona, que igual, me indicó que sólo con el número de cuenta se puede realizar pago. Que las computadoras no están para obtener datos. ¿Qué puede uno hacer ante esas situaciones?

Fui a casa y obtuve la información faltante. Claro, yo vivo a unas cuadras de ese recinto del pueblo, pero el viejito que pidió lo mismo que yo y que no portaba su credencial de elector, no fue atendido, no vaya a ser que pretenda quedarse con alguna propiedad al saber el número de cuenta del predio de su hermano, como le suplicaba al altísimo funcionario que nos atendió a ambos. Yo, fui en carro a casa. El señor, se trasladó en camión a no sé cuántas cuadras o kilómetros de distancia. Quedó de regresar al día siguiente, nada más para que se dé Usted una idea de lo que es la falta de sensibilidad.

Necesito aclararle a Usted, que hace tiempo firmé con el Doctorante Luis Enrique Mendoza Barrientos, la idea de que se otorgara un seguro para las casas-habitación cuyos dueños pagaran el predial en tiempo y forma. Existen las constancias en la red, pues aún está la nota que publicara El Porvenir. Días después, cuando la idea fue acatada por el ayuntamiento de San Nicolás, me permití hacerles un reconocimiento público, del que también existe constancia. Van al final los enlaces.

Por eso fui a pagar el predial. Porque sé que quien es cumplido contribuyente, obtiene privilegios. Lo que no sabía, es que ahora quedan al arbitrio del empleado del mostrador, pues en mi boleta no aparece que tenga derecho al seguro, como sí está en la boleta del año pasado. ¿O acaso ya nadie tiene derecho en Monterrey? ¿Tampoco eso nos queda?

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.

José Manuel Gómez Porchini.


Seguro contra robo a casa habitación:

Reconocimiento al Ayuntamiento de San Nicolás de los Garza:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada