lunes, 17 de enero de 2011

De las pensiones a los policías.



Tuve oportunidad de ver a Rodrigo Medina, que está de gobernador de Nuevo León, con voz tronante anunciando que no van a ceder a chantajes de los policías ni van a aceptar componendas.

También a los que el Jefe Guadalupe Díaz llama ´Los Mastines Mediáticos” rasgándose las vestiduras en sus programas de televisión por la increíble actitud de los agentes de tránsito y de los policías de estas ciudades regias.

¿La razón? El paro ilegal, ilícito, indebido, inaceptable, increíble y todo lo que Usted, mi querido lector, pueda utilizar como adjetivos, además de los que ya dijeron los personajes.

Ahora bien, déjeme le cuento la razón de ese paro y el motivo del disgusto de los señores que comen tres veces al día como Dios manda, que tienen a sus hijos en el extranjero y que a México sólo vienen a recoger los dineros que les deja “el infeliciaje”, así descritos por ellos mismos.

Resulta ser que ha tomado carta de naturalización en estas tierras regias matar policías y tránsitos. Los agentes de la ley, unos y otros, es decir, policías y tránsitos, están equipados con armamento como para detener a Pedro Picapiedra y carecen de elementos de defensa. Si acaso, alguna estampita de la Virgen de Guadalupe, la bendición de su madre y los rezos de esposas e hijos. Pero de la autoridad, la que debería velar por SUS funcionarios, nada.

Eso sí, a veces, se sienten Rambo y andan por las calles luciendo chicas pistolotas pero la verdad, son del tamaño de sus miedos.

Lo lógico y lo que sucede en realidad, es que con los sueldos de miseria, pues los que anuncian en televisión como de “profesionales” aún no existen, repito, con los sueldos apenas superiores al mínimo, los agentes de la ley, de cualquier clase, son presa fácil de la tentación. Y conste, la tentación tiene mucho dinero… y es fácil para usarlo y soltarlo.

Además, ¿cómo puede pedirle a un policía que arriesgue su vida, cuando ha visto que a los compañeros heridos los atienden en las Clínicas del Dr. Patito? ¿Qué excusa o qué razón le dan a una pobre viuda de policía para explicarle que la pensión a que tiene derecho es de sólo dos años, cuando en todas partes, QUE SE AJUSTAN A LA LEY, las pensiones son vitalicias?

Ahí es donde está el error. La Seguridad Social de los agentes de la ley, es precaria, entendiendo por precario el sentido de que es un contrato jurídico en que sólo una de las partes tiene derechos y la otra no.

Pude observar en televisión la entrevista a uno de los agentes de la ley que exigía, al reportero, obviamente, que las pensiones a las viudas fueran “definitivas”, ese fue el término que utilizó. Y no lo critico por su falta de conocimiento jurídico, nunca jamás, lo destaco para hacerle entender a la autoridad, que esa sí debe, esa, está obligada a saber, que la legislación ORDENA OTORGAR SEGURIDAD SOCIAL Y MÁXIME, A QUIENES HAN DE OFRENDAR SU VIDA POR LA SOCIEDAD.

Cualquier otra cosa que sea menos de lo descrito, que sea menor a otorgar las prestaciones mínimas que marcan las leyes laborales, la suma de todas a favor de los que se encargan de la guarda y custodia de la sociedad, ES UN ROBO Y UN ATRACO a los agentes de la ley.

No existe manera alguna de exigir lealtad a quien se da cuenta que el patrón, el que paga, no le tiene confianza al empleado, lo cuestiona de todo y además, ni siquiera le paga bien ni le otorga prestaciones de ley.

Mi querido lector: Si Usted estuviera en la posición de los policías y agentes de tránsito… vamos, en los de autoridades que custodian a la sociedad día a día y que comprometen su vida… ¿Qué haría? ¿Aguantaría callado o protestaría?

Conste, ya han aguantado bastante…

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.

José Manuel Gómez Porchini.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada