jueves, 8 de octubre de 2015

Cultura vial




José Manuel Gómez Porchini / México debe salir adelante      

Hace unos días una persona cercana a mis afectos me decía, al quejarme yo del tráfico, que lo que pasa es que la gente no sabe manejar. Volví mi cara y exclamé con asombro: ¿Cómo? Si van manejando, dije.

Me hizo ver que es muy distinto que alguien agarre un carro y le de vueltas al volante a que ese mismo alguien conozca las reglas básicas, las instrucciones necesarias para saber conducir un auto.

Y recordé que hace muchos años, uno de los requisitos para que se expidiera una licencia de manejar era que quien la buscara, supiera armar y desarmar el motor del coche que iba a conducir. Y la gente lo hacía. Por eso, casi nunca había carros tirados, pues el conductor sabía todo lo necesario para reparar el vehículo. ¿Ahora? Vamos, yo que anduve según en el autódromo, que antes decía saber mucho de coches, ahora veo el motor de uno y no le entiendo nada. Han ido transformando en cada vez más eficientes las máquinas al grado de que ahora se requiere una alta especialización para entender el funcionamiento y bueno, vamos a descartar ese requisito.

Pero hay muchos otros que todos, conductores, peatones y público en general deberíamos conocer.

Por ejemplo: el cruce de peatones en una calle es en las esquinas, precisamente donde está la llamada “cebra”, que son las rayas atravesadas en las bocacalles para que cruce la gente. Son como las de la foto de The Beatles en Abbey Road. ¿La recuerda? Si el peatón no cruza por ahí, debe ser multado y sancionado, pues pone en peligro su vida y la de los conductores, que todo esperan, menos ver salir un peatón donde no debería.

En aquellos lugares en donde existen puentes peatonales, es decir, donde las calles son rápidas, esos puentes están hechos para proteger la vida de los peatones, la vida de los usuarios. Entiendo perfectamente que mucha gente no puede subir, que son para jóvenes y deportistas, pero lamentablemente los muertos en accidentes a escasos metros de los pasos peatonales, son más de jóvenes que de adultos mayores.

En cuanto a los vehículos automotores, no es lo mismo la fragilidad y rapidez de movimientos de una motocicleta, que los tiempos normales de un carro o la lentitud, para arrancar, de un camión de pasajeros o de carga. Sin embargo, cuántas veces hemos visto a los choferes de los camiones urbanos o de los materialistas, jugando carreras en plena avenida, entre ellos mismos o contra el ferrocarril, casos en los que siempre gana el tren.

Caso especial son los vehículos estacionados en doble y triple fila afuera de escuelas y fábricas, de oficinas y campos deportivos. Son padres de familia que acuden por sus tesoros pero que son incapaces de caminar unos metros y desean que todos aborden sin sufrir. Pero al hacerlo causan interrupciones, obstruyen el tráfico y lo más importante, ponen en riesgo su vida.

Sin embargo, lo de mayor trascendencia de todo es entender que las normas que aparecen en la inmensa mayoría de los reglamentos de Tránsito en todo el país, son precisamente para fijar el deber ser, es decir, la forma en que el Estado espera que la gente se conduzca precisamente para ir en pos de lo mejor para la propia gente.

Ahí nace la prohibición de manejar en estado de ebriedad, tomando la derecha como vía normal y la izquierda solo para rebasar o adelantar a los demás carros, no como medio normal; que todos quienes circulan por las arterias viales: ciclistas, peatones, automovilistas y camioneros, deben respetar las señales y no solo unos cuantos de ellos.

Lo triste de nuestras calles en que lo único que es seguro es el caos. Que nadie respeta ni toma en cuenta a los encargados de velar por la seguridad vial pues es un lugar común saber que esos dichos encargados con un billete abandonan su obligación, lo que ha generado una total anarquía en la materia.

Si usted atropella a un ciclista o a un peatón, llegará el agente de Tránsito Municipal a decirle que usted no guardó la debida precaución y por lo tanto es responsable, a pesar de que usted haya visto salir por entre los carros, sin voltear, al ahora atropellado corriendo y jugando a atravesarse a la circulación. Cuentan entre las leyendas urbanas, que mucha gente se arroja a los autos para ser atropelladas y así ganarse el sustento.

Recorra usted las calles de Monterrey o creo que de cualquier ciudad de nuestro México y le aseguro que lo único que va a encontrar será desprecio por la legislación vial, falta de cultura al respecto y mucha adrenalina para manejar, pues cada salida es una aventura.

Ya no debería ser aceptable ese estado de cosas. Ya no, por favor.

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada