domingo, 21 de abril de 2013

La primera semana de la seguridad social en México abril de 2013.





José Manuel Gómez Porchini / México debe salir adelante              

El Presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados en México, el legislador por el Partido de la Revolución Democrática, Javier Salinas Narváez, en declaraciones que aparecen en la página de internet de Noticias Primero, http://noticiasprimero.com/2013/04/06/debe-elevarse-seguridad-social-a-rango-constitucional-diputado/  indica que no debe dejarse a un criterio político temporal los beneficios de los trabajadores.

Más adelante, en el curso de sus declaraciones, indica que la seguridad social debe considerarse como un derecho constitucional para todas y todos los mexicanos, tal como la educación y la salud, que debe plasmarse en la Constitución.

Concluye la nota cuando indica que el seguro social: “combatiendo la corrupción en sus distintas delegaciones se podrán dar resultados óptimos para los trabajadores, a fin de que funcionen bien los servicios”.

De lo transcrito, de las citas y del encabezado de la nota, aparece que habrá de celebrarse la semana de la seguridad social en México del 22 al 26 de abril de 2013, que se debe ampliar la cobertura y protección de la seguridad social a la totalidad de la población y también, que cuidando al IMSS se podrán dar resultados óptimos para los trabajadores.

De todo lo anterior se desprende que el legislador sigue considerando a la seguridad social como un derecho y un beneficio para los trabajadores, es decir, solamente para quienes disfruten de una relación laboral formal y, en consecuencia, se continúa excluyendo a quienes laboran por su cuenta, a quienes a pesar de pagar impuesto sobre la renta y participar en la sociedad, carecen de una relación laboral formal y también, de un patrón establecido que los inscriba en un sistema de seguridad social, como puede ser el IMSS, el ISSSTE, Fuerzas Armadas, CFE, Universidades Públicas, Gobiernos Estatales y muchos más que por su cuenta y riesgo, de manera ajena al IMSS brindan el servicio de la seguridad social.

Hoy quiero que usted, mi querido lector, traiga a su memoria que desde 2004 presenté el libro “El Derecho al Ahorro y a la Seguridad Social como Garantías Individuales”, trabajo de investigación en el que planteo la forma de lograr brindar la seguridad social a la totalidad de la población y más aún, la forma de lograr recaudar los fondos, de manera que todos y cada uno seamos propietarios, a título de dueño, de nuestro propio sistema de seguridad social. No se requiere un patrón establecido ni tampoco, tener una relación laboral formal para poder aportar al sistema de pensiones que propongo.

Lo que se requiere, es hacer un agregado al artículo 4º. Constitucional que permita recaudar, mediante el mecanismo propuesto, el equivalente a tres puntos de IVA que se originen a favor de cada uno de los mexicanos que utilicen una tarjeta electrónica tipo “cliente frecuente” que nos convertiría, a todos los mexicanos, en clientes frecuentes de Hacienda y no, en causantes cautivos.

Un trabajador con relación laboral formal que percibe de ingresos cien pesos, que es un poco más de un salario mínimo, contribuye a su cuenta de pensión con dos pesos. En cada operación que usted, como titular de su sistema de seguridad social realice con su tarjeta para pensión, podrá abonar el equivalente a tres pesos, lo que es un 50% más de lo que aporta el trabajador.

Dado que no solamente las personas físicas adquieren productos y servicios gravados con IVA, se propone que cuando sea una persona moral de derecho privado, una empresa, la que lo haga, los tres puntos se vayan a una cuenta de la empresa que le serviría para pagar impuestos. Cuando lo haga el gobierno, ya municipal, ya estatal o federal, se acumularían en una sola cuenta que permitiría garantizar la seguridad social de los que nunca compran y también, de los que ya alcanzaron la edad y obvio, no tienen aportaciones en su favor.

Los fondos de cada punto de IVA ascienden en la actualidad a casi cien mil millones de pesos, por lo que si el gobierno acepta, admite y reconoce tener una falla en la recaudación de IVA de aproximadamente el 40%, con el uso de la tarjeta y sistema propuestos, se lograría tener un ejército de inspectores fiscales de ciento siete millones de mexicanos, interesados en que su operación de compra quede registrada, pues sabrían claramente que de los impuestos que pagan, una parte sería para su propia pensión. No se requiere que se pida factura de las operaciones, solamente que quede registrada, de manera similar a como sucede con una operación hecha con tarjeta de débito o de crédito.

La propuesta está sobre la mesa. He procurado que una copia de la presente la reciba cada uno de los legisladores, diputados y senadores, para que sepan que entre los mexicanos existimos los que estamos preocupados por lograr un cambio a favor de la población que sea real y que permita cambiar el estado actual de las cosas.

Tal vez usted, mi querido lector, no tenga el peso suficiente para cambiar las cosas en México, como no le he tenido yo. Sin embargo, si me ayuda difundiendo la presente, habrá aportado lo suficiente para que la seguridad social no sea más un beneficio solamente de los trabajadores formales y se abra a favor de toda la población, como un derecho, no como limosna o como dádiva graciosa.

Me gustaría conocer su opinión. Vale la pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada