domingo, 3 de abril de 2016

Justicia en México






José Manuel Gómez Porchini / México debe salir adelante

Uno de los más sentidos reclamos de la población a sus gobernantes es la impartición de justicia. Cada día vemos en medios y en redes sociales casos que nos llevan a pensar que en México, la justicia ha llegado a los más bajo, que ha tocado fondo y que solo puede ir en ascenso, para al día siguiente tomar conciencia que no, que ha caído aún más.

Ejemplos tenemos muchos y hoy voy a referirme a dos que están causando escozor en redes sociales y en medios. La violación de Daphne y la liberación de los rateros de San Pedro Garza García.

Daphne es una chica que fue agredida sexualmente por un grupo de “mirreyes” como han sido llamados los hijos de altos funcionarios del gobierno de Veracruz que siendo apenas estudiantes universitarios, en lugar de acudir a clases se regodeaban atacando jovencitas. Al parecer, no es solo Daphne, sino que hay varias más que también fueron maltratadas. Y lo más grave es que no existe interés de la autoridad por investigar en el asunto.

Nuevo León y su joya de la corona: el que se ostenta como el municipio con el mejor nivel de vida de América Latina: San Pedro Garza García. Resulta que llegan unos asaltantes a una casa, entran, sacan lo que les parece, son sorprendidos, perseguidos, detenidos, presentados ante la autoridad y los sueltan porque no se cumplió tal y cual artículo que protege los derechos humanos de los pobrecitos asaltantes.

Y aquí aparece el Presidente del Poder Judicial del Estado de Nuevo León, aclarando que en tanto las autoridades persecutoras del delito: policías, ministeriales, comandantes y todos ellos, sigan empecinados en sus prácticas antiguas contrarias a lo que dispone el nuevo Código Penal aplicable en el país, seguirán saliendo de la cárcel los delincuentes y no porque lo merezcan, sino porque están haciendo mal su tarea los muchachitos de las procuradurías y de las presidencias municipales encargados de detener a los malos.

La constante en ambos casos es el desconocimiento de la ley y sus consecuencias.

El papá de Daphne se reservó cuatro meses el presentar la denuncia por una promesa que le hizo a su hija, según él mismo ha declarado ante los medios. En ese momento y toda vez que tuvo trato en ese tiempo con los delincuentes y sus familias, es que todo tipo de dudas y sospechas han surgido. ¿Por qué tardó tanto en denunciar? ¿Acaso no hubo arreglos? ¿Tenían firmado o ya en tratos algún convenio?

El solo hecho de que puedan existir ese tipo de comentarios lleva a cualquiera a pensar mal y sin embargo, lo más seguro es que solo el desconocimiento de la ley, el no saber las formas, es lo que ha ocasionado el inmenso problema, además de la violación sexual, en que ahora se encuentra Daphne.

Similar caso es el de San Pedro Garza García. Los ladrones, confesos del robo, obtienen su libertad por resquicios legales que, desde antes, el Presidente del Tribunal había advertido y que los Presidentes Municipales y los de las procuradurías, han desdeñado.

Los tiempos han cambiado y ahora existe una nueva realidad en materia legal. Solo quien pueda estar al día podrá seguir actuando. Al parecer, ni la gente de fuera al sistema judicial, como el papá de Daphne ni la gente de adentro, como los policías, lo ha podido entender.

Cierto, existe corrupción en los medios de impartición de justicia pero más, existe desconocimiento, ignorancia y mala fe y a eso le apuestan los que ya le han entendido.

Ojalá cada día más pueda haber mejores ciudadanos para evitar estos problemas.

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada