lunes, 5 de marzo de 2012

Uno de cada diez mexicanos.


El Diputado Arturo Zamora Jiménez, Vice Coordinador Jurídico del PRI en la Cámara de Diputados, hizo saber mediante nota que se publica en movimientoterritorial.net el grave, gravísimo problema que afronta uno de cada diez mexicanos que, por carecer de documentos de identidad, básicamente acta de nacimiento, carecen de soporte jurídico para acreditar su legal estancia en el país y, por supuesto, para hacerse acreedores a los derechos que como mexicanos todos debemos tener.

Los números que anuncia son alarmantes: “uno de cada diez mexicanos carece de acta de nacimiento. Son más de diez millones de mexicanos que, por no tener dinero para el trámite burocrático de registrar a los menores, se convierten en ciudadanos de segunda, fantasmas, que ni siquiera existen”, concluye diciendo.

Y sigue: "Son mexicanos indocumentados en nuestro propio país, son niños indígenas que están expuestos al tráfico de personas, son altamente vulnerables y ahora son invisibles para el propio gobierno federal que se niega apoyarlos por no aparecer en sus padrones de beneficiarios con un nombre y apellido", dijo el legislador por Jalisco.

El párrafo anterior está tomado tal cual de la nota que aparece en el enlace que al final se inserta. Es una realidad que apabulla, que asombra y causa verdadera conmoción, nada más de imaginarla.

Es cierto, es difícil creer que existan compatriotas que puedan sobrevivir con un salario mínimo. Es increíble pensar que una familia de tres, cuatro o más miembros subsista con esa ínfima cantidad, pues así me lo han hecho saber mis alumnos en múltiples ocasiones. No me creen cuando les digo que sí hay personas que viven con menos de cincuenta pesos diarios.

Ahora, a usted, mi querido lector, que disfruta y goza de grandes recursos, pues puede leer este texto, ya sea en computadora, ya escrito en papel, le pregunto: ¿Estima válido que a los más humildes de todos, a los que han sido más abandonados por todos, además se les nieguen los apoyos por carecer de los medios para registrarse en las listas de los que recibirán subsidios, bonos, bienes?

Eso es lo que está sucediendo en México. Es lo que está alarmando al país y nos lleva a un estallido social. Negarle al desamparado todo, precisamente por carecer de todo, es el agravio más grande que puede causarle el funcionario al pueblo.

Si, las computadoras son maravillosas. Yo mismo escribo este texto en una de ellas. Pero dista mucho, muchísimo que estén al alcance de los mexicanos. El Doctor en Computación Hugo César Coyote Estrada ha publicado en línea un texto que denomina “Las comunicaciones y la computación en el México del siglo XXI”, en el que presenta un panorama, real pero vergonzoso, que nos ubica a niveles muy por debajo de la media en computadoras personales y acceso a internet, pero superiores al promedio mundial en teléfonos celulares y televisores.

Para mí, ha sido de las notas que más tristeza me ha dado conocer. Saber que no podemos aprender cosas nuevas por falta de tecnología pero sí, ver y escuchar cuanta tontería y majadería, a más de errores garrafales, que profieren los líderes de la comunicación en México.

No somos capaces de conectarnos a la red. No tenemos dinero para tramitar un acta de nacimiento. Por ende, no podemos disfrutar de los beneficios y derechos que existen.

Eso sí, buenos para hablarle al amigo y más, para ver las estrellas en la televisión.

¿En realidad es lo que nos merecemos?

Me gustaría conocer su opinión.

Vale la pena.

Mtro. José Manuel Gómez Porchini.
Calmécac Asesores Profesionales S.C.
Director General


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada